“Si la vida es un cuento… ¿Qué personaje vendría siendo yo?, ¿Qué historias vitales me he inventado? y ¿Cómo comenzarlas a contar de nuevo?
Desentrañar estas preguntas es a partir de mi inicio de formación en cuentoterapia, un evento bien significativo, el cual me ha sumergido en un grato estado de atención plena sobre mí misma y la relación con otros; tendiendo la simbología como el mejor instrumento, compendios de cuentos inimaginables y la compinchería de una legión de apasionados de las palabras en relación. Gracias Carmen González y Nora Alicia Villa por echar a andar sueños que sanan vidas.”